9.1.12

Vidas paralelas

«La biblioteca destinada a la
educación universal, es más
poderosa que nuestros ejércitos.»
–José de San Martín–




Se cuenta que cierta vez Alejandro, que para entonces ya era Magno, se empeñó en visitar a un sabio del que todo el mundo hablaba: Diógenes, que vivía en un barril (como el Chavo del 8), bebía y comía con sus propias manos (usaba una escudilla hasta que vio que un niño bebía de una fuente ahuecando sus palmas) y andaba desnudo por el mundo.
Al llegar el imponente rey de Macedonia y de toda la Oikoumene se plantó delante de Diógenes y le soltó:
–Pide lo que quieras, lo que sea, y si está en mi mano te lo concederé.
Ante esto, el Cínico le contestó:
–Quiero que te apartes y me dejes disfrutar del sol.

Alejandro, impresionado, le dijo: Si yo no fuera Alejandro, me gustaría ser Diógenes.

Publicado originalmente el 9.5.2007

2 comentarios:

  1. tienes un gusto exquisito para seleccionar cuentitos. éste es muy bello

    ResponderEliminar

Puedes usar algunas etiquetas HTLM: <i>itálicas</i>, <b>negrilla</b>, <a href="http://www.monesvil.blogspot.com">una web</a> para enlazar páginas web, <del></del> para tachar texto y <blockquote></blockquote> para usar citas.

Si vas a usar la opción «Anónimo», usa un nick como firma para diferenciarte de los demás.